Daily Archive: September 2, 2019

Vuelta al cole con fiebre | Economía

Vuelta al cole con fiebre | Economía

La economía internacional comenzó el verano con febrícula. Lo ha terminado con fiebre. Preparando los aperos para las faenas de septiembre, los brazos pesan más y el termómetro no baja. Casi todo ha empeorado. A veces, algunas imágenes impactantes suelen ser ilustrativas: uno de los mayores centros financieros de Asia, Hong Kong, está patas arriba con una revuelta popular encendida. Un símbolo de los desajustes entre el capitalismo occidental y el asiático. Una frontera conflictiva entre dos modelos políticos y económicos. MÁS ARTÍCULOS DEL AUTOR Estados Unidos juega con China a tirar de la cuerda. Hay más riesgo de que se les vaya de las manos que de que se corte definitivamente la soga. Se habla de “guerra tranquila”, no porque no tenga implicaciones potenciales cruentas, sino porque parece que se dirimirá en muchas fases, jugando al desgaste. Entre tanto, los tira y afloja producen movimientos cambiarios y bloqueos comerciales que hacen tambalearse a otras economías. Argentina coge turno para una nueva quiebra. La historia se repite por los cauces habituales. Ya hay controles de capital. La articulación de algún tipo de ayuda y seguimiento internacional va a ser casi inevitable. La economía estadounidense resiste, con datos de empleo robustos a pesar de ciertos empeoramientos coyunturales. Pero todos anticipan (la Reserva Federal también) que lo peor está por venir. Los índices de confianza del consumidor norteamericano han registrado sus mayores caídas desde 2012. En Europa las cosas no pintan mejor. Los índices de precios siguen con flojera, signo de una economía anémica en la que la autoridad monetaria (BCE) se prepara para actuar nuevamente sin saber si su medicina funcionará en esta ocasión. El Brexit anda desbocado y las opciones políticas británicas de medio plazo son las más extremas en muchos años. En el Reino Unido se han producido salidas de capital de casi 30.000 millones de dólares desde 2016. A las nefastas consecuencias económicas del Brexit hay que unir las institucionales: la primera evidencia de una ruptura de la UE. Por otro lado, el sempiterno problema italiano sólo se ha tomado una miniprórroga, pero ya hay riesgos a la vista. Se augura la vuelta de Salvini tarde o temprano. Y con él, el regreso de los riesgos de sostenibilidad de la deuda pública. En este entorno, crecen de forma natural las voces que piden que otros países europeos con mayor margen de gasto, como Alemania, sean los que lideren los estímulos fiscales. Lo interesante en esta ocasión es que no se trata de que el hijo pródigo preste al descarriado. Es una petición de estímulo razonada en la necesidad de los estimuladores. Aún así, no parece que pueda ser suficiente. A España todo esto le pilla a trasmano. Le afectan la tensión comercial y problemas como Argentina o el Brexit de forma especialmente aguda. Sin Gobierno, la capacidad de reacción ante escenarios sobrevenidos es limitada. Dice mucho del mes de agosto que los inversores lo hayan considerado un tiempo para huir a activos refugio. Ha sido el mes de los bonos del Tesoro y del oro, en detrimento de la renta variable. Verano de cobijo para otoño de fiebre. Fuente

El miedo vuelve a hacer cola ante los bancos argentinos | Internacional

El miedo vuelve a hacer cola ante los bancos argentinos | Internacional

Fila frente a una sucursal del BBVA en Argentina, este lunes antes de la apertura. En vídeo, varias entrevistas con clientes de los bancos. Foto: AP | Vídeo: Reuters “Sacá los dólares del banco”. Ese mensaje empezó a circular como la pólvora de teléfono en teléfono la semana pasada en Buenos Aires. El riesgo de que Argentina vuelva a entrar en cesación de pagos ha reavivado el fantasma del corralito de 2001 y con ese miedo en el cuerpo muchos argentinos recurren al bien más preciado en las crisis: la divisa estadounidense. En los últimos 20 días de agosto, los depósitos en dólares se redujeron en 3.950 millones, según datos del Banco Central, y la sangría se aceleró este lunes, cuando debutó el control de cambios impuesto por el Gobierno de Mauricio Macri. Los bancos fueron autorizados a extender su horario hasta las cinco de la tarde para atender el aumento de demanda y a primera hora del día había filas frente a todos ellos. Los argentinos que esperaban a que abriesen las puertas eran reacios a hablar, pero algunos aceptaron bajo condición de anonimato. “Quería sacarlos el viernes cerca del laburo [trabajo] y me dijeron que tenía que ser en mi sucursal. Si no me los dan hoy prendo fuego el banco”, señaló con bronca un comerciante de 48 años. “Lamentablemente esto ya lo vivimos muchas veces en Argentina”, se sumó una mujer jubilada que estaba detrás de él en medio de insultos a Macri: “Nos endeudó y volvió a entregar el país al FMI”, dijo en referencia al préstamo de 57.000 millones concedido por el organismo internacional. Muchos de quienes retiran estos días dólares de los bancos los esconden en casa o los ponen en cajas de seguridad, que a menudo se comparten en familia por las comisiones elevadas y la escasa disponibilidad. “Quedé con mi viejo [mi padre] en el banco y después él me los guardará en su caja de seguridad”, comentaba el domingo una docente de 37 años. La demanda de cofres se disparó en las últimas semanas y en muchos bancos del microcentro porteño hay lista de espera. “En casa es muy arriesgado, mirá si te afanan [roban], pero en este momento no podés dejar los dólares depositados”, aseguró. En el corralito de diciembre de 2001, millones de argentinos vieron bloqueadas sus cuentas corrientes de la noche a la mañana y las heridas de esa desconfianza no se han cerrado en 18 años. Los que tienen sus dólares en el exterior suspiran aliviados. El temor a que la devaluación del peso continúe -ha perdido un 23% de su valor desde las elecciones primarias del 11 de agosto- lleva a buscar dólares a toda costa. Algunos trabajadores han sacado sus sueldos recién depositados en la cuenta para pasarlos a dólares. Este lunes, el público se encontró con una gran dispersión de valores en la apertura del mercado. “En este momento a 62”, respondían en un banco del centro de Buenos Aires sobre el valor de venta del dólar cerca de las 11 de la mañana. En una casa de cambio situada a dos calles, la divisa estadounidense se ofrecía a 65 pesos argentinos. En otra, a 61; al lado la vendían por 59 y había pizarras en blanco o en las que estaba escrito “Consultar”. En la calle peatonal Florida y sus alrededores, los arbolitos (los operadores informales de cambio que ofrecen sus servicios a viva voz) comentaban que el precio era “negociable”. Con el paso de las horas el cambio revertió la tendencia y cerró en 57 pesos por dólar en el Banco Nación, cuatro unidades menos que el viernes, lo que atrajo la llegada de más compradores. En la casa central de esta entidad, situada frente a la sede del Gobierno, hubo largas filas todo el día y a las tres de la tarde, hora habitual del cierre, quedaban cientos de personas dentro. Otros bancos cercanos mantuvieron sus puertas abiertas hasta las cinco. Este martes se esperaba una nueva jornada incierta. En medio del huracán, todos se aferran al dólar. Fuente

El control de cambios da un respiro al peso argentino | Argentina

El control de cambios da un respiro al peso argentino | Argentina

El peso argentino soportó bien el tirón de los mercados, tras el establecimiento, el domingo, de mecanismos de control sobre la compraventa de divisas. Ayudado por los controles y por el cierre de Wall Street a causa del Día del Trabajo estadounidense, el peso subió ligeramente frente al dólar en una jornada de poca actividad. El precio de la divisa estadounidense pasó de 61 unidades el viernes a 57 el lunes. “Creo que vamos a mantenernos en este rango de precios”, dijo el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, “porque es suficientemente alto y hay reservas para absorber cualquier contingencia”. El presidente Mauricio Macri reunió por la mañana a su Gobierno y siguió las evoluciones del mercado con cierto alivio. Dio instrucciones a sus ministros para que evitaran declaraciones conflictivas y peleas con la oposición, con el fin de “preservar la tranquilidad y no crispar más la situación del país”. Tras la reunión, el ministro de Hacienda compareció ante la prensa y explicó que los controles de cambio, una medida que el Gobierno hizo todo lo posible por evitar porque suponía el reconocimiento del fracaso en la liberalización de los mercados financieros, no fueron consensuados con la oposición peronista. “Les informamos de las medidas, pero no hay cogobierno, seguimos gobernando nosotros”, afirmó. Los nuevos controles cambiarios establecidos por el Banco Central limitan a 10.000 los dólares que las personas físicas pueden comprar mensualmente. Empresas e instituciones, incluyendo los bancos, deben pedir autorización para acceder al mercado de cambios. Las sociedades extranjeras necesitarán también autorización para repatriar beneficios. En general, se intenta dar la mayor libertad posible a los ciudadanos (no hay por el momento restricciones sobre tarjetas de crédito ni límites al ahorro en dólares), y son las empresas las que cargan con las principales limitaciones. Algunos sectores, como el inmobiliario, han señalado que los controles agravarán una situación ya muy deprimida tras tres años de recesión y una continua baja del consumo por la caída cercana al 12% en los salarios reales. José Urtubey, ex presidente de la Unión Industrial Argentina, declaró al diario La Nación que no era posible “estar de acuerdo con este tipo de medidas, que encima llegan tarde”, y añadió que los controles cambiarios demostraban “el fracaso del modelo económico de Macri”. El presidente canceló el almuerzo que tenía previsto el lunes con los dirigentes de la Unión Industrial. Macri y Lacunza creyeron que el “reperfilamiento” de la deuda (demora en los plazos de pago y renegociación de las condiciones del préstamo con el FMI) anunciado el pasado miércoles sería suficiente para frenar la continua devaluación del peso. No lo fue. Jueves y viernes se registraron nuevas depreciaciones y el Banco Central tuvo que seguir subastando dólares. A lo largo del mes de agosto, la autoridad monetaria efectuó subastas cercanas a los 300 millones diarios y corría el riesgo de agotar sus reservas en los próximos meses. El control de cambios resultó inevitable. Fuente

Se inauguró la pavimentación de la Av. Santa Fe con una gran bicicleteada

Se inauguró la pavimentación de la Av. Santa Fe con una gran bicicleteada

WP_Post Object ( [ID] => 32676 [post_author] => 177 [post_date] => 2019-09-02 14:43:18 [post_date_gmt] => 2019-09-02 17:43:18 [post_content] => La Municipalidad de San Miguel realizó este domingo una gran bicicleteada familiar en la Av. Santa Fe, recientemente pavimentada y renovada con un boulevard central y una senda peatonal que parte desde la Ruta 8 y desemboca en el Corredor Aeróbico. De esta forma, y junto a miles de vecinos, quedó formalmente inaugurada esta importante obra de más de 15 cuadras ejecutada junto al Ministerio de Transporte de la Nación, que mejora la conectividad y potencia notablemente a toda la zona. El intendente Jaime Méndez participó del evento junto a su familia y compartió con vecinos las distintas actividades propuestas. Hubo juegos, animación y shows de malambo, bandas en vivo y circo. Para los más chicos se realizó maquillaje artístico, fútbol tenis, pintura con mensajes de seguridad vial y se puso a disposición un móvil con material de ciencia y tecnología, entre otros entretenimientos. Por parte del Ministerio de Transporte de la Nación, participaron de la jornada Manuela López Menéndez, secretaria de Obras, y Marité Isasi, subsecretaria de Supervisión y Control de Obras. Además, estuvo presente el “Estado en tu barrio” con el Registro Nacional de las Personas y la Anses, para hacer trámites como el DNI, la Asignación Universal por Hijo y otros programas sociales. [post_title] => Se inauguró la pavimentación de la Av. Santa Fe con una gran bicicleteada [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => se-inauguro-la-pavimentacion-de-la-av-santa-fe-con-una-gran-bicicleteada [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2019-09-02 14:43:38 [post_modified_gmt] => 2019-09-02 17:43:38 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 http://www.msm.gov.ar/?post_type=prensa&p=32676 => http://www.msm.gov.ar/?post_type=prensa&p=32676 [menu_order] => 0 [post_type] => prensa [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) Se inauguró la pavimentación de la Av. Santa Fe con una gran bicicleteada – Municipalidad de San Miguel 2 de septiembre | Se inauguró la pavimentación de la Av. Santa Fe con una gran bicicleteada La Municipalidad de San Miguel realizó este domingo una gran bicicleteada familiar en la Av. Santa Fe, recientemente pavimentada y renovada con un boulevard central y una senda peatonal que parte desde la Ruta 8 y desemboca en el Corredor Aeróbico. De esta forma, y junto a miles de vecinos, quedó formalmente inaugurada esta importante obra de más de 15 cuadras ejecutada junto al Ministerio de Transporte de la Nación, que mejora la conectividad y potencia notablemente a toda la zona. El intendente Jaime Méndez participó del evento junto a su familia y compartió con vecinos las distintas actividades propuestas. Hubo juegos, animación y shows de malambo, bandas en vivo y circo. Para los más chicos se realizó maquillaje artístico, fútbol tenis, pintura con mensajes de seguridad vial y se puso a disposición un móvil con material de ciencia y tecnología, entre otros entretenimientos. Por parte del Ministerio de Transporte de la Nación, participaron de la jornada Manuela López Menéndez, secretaria de Obras, y Marité Isasi, subsecretaria de Supervisión y Control de Obras. Además, estuvo presente el “Estado en tu barrio” con el Registro Nacional de las Personas y la Anses, para hacer trámites como el DNI, la Asignación Universal por Hijo y otros programas sociales. Fuente

José Luis Machinea: “Si Macri y Fernández no se ponen de acuerdo, sufriremos todos” | Argentina

José Luis Machinea: “Si Macri y Fernández no se ponen de acuerdo, sufriremos todos” | Argentina

José Luis Machinea (Puerto Madryn, Argentina, 1946) fue presidente del Banco Central de Argentina entre 1986 y 1989, y ministro de Economía entre 1999 y 2001. Luego ocupó la secretaría ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) hasta 2008. Puede decirse que es un experto en crisis argentinas. Ahora considera imprescindible que Mauricio Macri y Alberto Fernández alcancen algún tipo de acuerdo. Pregunta. ¿Qué se puede esperar para este lunes? Respuesta. El Gobierno parece haber tomado la decisión de poner mucha plata en el mercado y eso puede hacer que, de alguna manera, pare o disminuya la compra de dólares. La pregunta es, ¿por cuánto tiempo? Si la incertidumbre sigue, no tendrá un efecto permanente. Luego está la cuestión de los depósitos en dólares, que son los que están cayendo. Eso no me genera preocupación porque tienen un encaje del 50%: pueden caer a la mitad y todavía habrá dinero en el Banco Central. Sería más preocupante que bajaran los depósitos en pesos, porque significaría que la gente saca para comprar dólares. Eso hasta ahora no ha sucedido. En este país, cuando el dólar se encarece, la gente lo compra cada vez más. P. ¿Cuántas similitudes hay entre esta crisis y la de 2001? R. Cuando dejé el ministerio, en marzo de 2001, los depósitos estaban en máximos. A partir de ahí la gente comenzó a retirar los depósitos y, si bien la llegada de [Domingo] Cavallo supuso una mejora en el riesgo país, eso duró poco tiempo. Había un problema de liquidez porque vencía mucha deuda todos los meses. Cavallo trató de hacer un puente con un crédito que financiara los vencimientos de dos o tres años. Las tasas de interés eran muy elevadas, del 10 o 12% sobre la deuda, y se cayó en la insolvencia. “En este país, cuando el dólar se encarece, la gente lo compra cada vez más” P. ¿Qué enseñanzas dejó aquella crisis? R. Yo estuve en todas las crisis, también en la de [Raúl] Alfonsín. En las crisis siempre hay un componente económico y otro político. En la de Alfonsín había una economía muy deteriorada y apareció [Carlos] Menem diciendo que no iba a pagar la deuda durante tres años, que iba a duplicar los salarios y a bajar los impuestos. Eso aceleró la corrida [contra el peso]. Se intentó negociar con Menem la transición, pero no quiso. Hubo un problema económico que se hizo explosivo cuando la política complicó la situación. P. ¿Eso vincula aquella crisis a la actual? R. La economía tiene problemas, por lo menos, desde mayo del año pasado. Se complicaron los problemas de solvencia por los problemas de liquidez. Después se le agregó el factor político. Uno puede evaluar si las declaraciones de [Alberto] Fernández fueron razonables, pero lo que hay es una presunción de los mercados de que un Gobierno de Fernández será similar al del kirchnerismo. Y los mercados corren, aunque Fernández intente demostrar que va a ser distinto. P. ¿Por qué a Argentina le cuesta tanto controlar la inflación? “La crisis argentina deja al FMI en una posición complicada” R. Porque con una inflación del 20% o 25% uno ajusta los salarios y las tarifas por la inflación pasada. Hay una inercia inflacionaria. Por más que uno aplique una política monetaria muy restrictiva, no puede detenerla. Esta economía tiene alta inflación desde hace 70 años. Uno de los problemas de Macri fue pensar que la política monetaria iba a arreglar todo el asunto. Eso está bien para la Reserva Federal o el BCE. Aquí hay que combinar política fiscal, monetaria y de ingresos. P. ¿Qué va a heredar el próximo Gobierno? R. Si no hay consenso, el Gobierno que venga tendrá una situación mucho más complicada. Si los depósitos en dólares y en pesos se empiezan a ir no tendrá financiamiento local. Y tampoco lo tendrá externo. P. ¿No es el objetivo de Fernández que Macri asuma todo el coste político de la crisis? “Macri pensó que la política monetaria iba a arreglarlo todo” R. Pero parte de ese coste será que no habrá sistema financiero para otorgar créditos. Eso es un problema para todos, por eso digo que hacen falta ciertos consensos. La crisis no será tan grave como la de 2002, pero difícilmente habrá inversión y si siguen cayendo los depósitos no habrá financiamiento en el mercado interno. P. Usted conoce bien los organismos multilaterales. ¿En qué posición queda el FMI con la crisis en Argentina? R. Queda en una posición complicada. No digo que la apuesta del Fondo haya estado mal, pero le salió mal. [Christine] Lagarde se fue y está claro que la burocracia del Fondo ahora tiene mucho más peso. Sin un liderazgo, la burocracia del Fondo se impone, teme que le atribuyan la culpa y por eso dicen “terminemos con esta historia”. “La crisis no será tan grave como la de 2002, pero no habrá inversión ni financiamiento” P. ¿Cómo ve las relaciones futuras entre el FMI (Fondo Monetario Internacional) y Argentina? R. Argentina necesita reprogramar los vencimientos y por eso debe interactuar con el FMI. El Fondo pondrá condiciones y hay una negociación por delante. Ser extremadamente agresivo con el Fondo, si bien paga desde el punto de vista político, puede complicar la relación futura y cortar el acceso al crédito. P. ¿Se puede esperar que Macri y Fernández lleguen a algún tipo de acuerdo? R. Existe la tentación de la oposición de decir ‘cuanto peor, mejor’, pero en este caso es peor para todos. Lograr cierto consenso es imperativo. Si Macri y Fernández no se ponen de acuerdo, sufriremos todos: este Gobierno, el próximo y la gente.  Fuente