“Esfuerzo solidario”, el eufemismo para la suba de impuestos


En su extensa alocución de ayer, Alberto Fernández no habló de los impuestos. Explícitamente, cuanto menos. Pero los que leyeron entre líneas (tampoco era muy difícil) entendieron que la presión impositiva subirá para financiar las iniciativas sociales que el Presidente impulsará.

 

“Quiero dirigirme un momento también a quienes están en una mejor situación económica. A los argentinos que por su esfuerzo o por el motivo que fuera tienen una situación más placentera. En un contexto de gravedad extrema, de emergencia, debemos comprender que no existe la posibilidad de pedirle sacrificios a quien tiene hambre, no se le puede pedir sacrificios a quien no puede llegar a fin de mes. Debemos salir de esta situación con solidaridad, para que cuando se encienda la economía todos los sectores, sin excepción, puedan verse beneficiados. Pero hasta eliminar el hambre le pediremos mayor esfuerzo solidario a quien tenga más capacidad de darlo”, dijo Fernández.

 

No dio más precisiones pero, en base a todas las discusiones de la previa (y algo de Historia), los grandes candidatos serían los Derechos de Exportación (las retenciones) y los Bienes Personales.

 

 

En noviembre, los DeX, según un trabajo de la Fundación Mediterránea, explicaron casi 18% de los ingresos totales de AFIP, que ahora será liderada por Mercedes Marcó del Pont. Más allá de su sesgo antiexportador (sería deseable que así lo reconozcan y no esgriman argumentos como “defender la mesa de los argentinos”), es un tributo fácil de recaudar (también lo entendió Macri) y que, por ser una suma fija en pesos, se ha licuado con la inflación pasada. Además, Fernández tendrá la “excusa” de decir que ya los reinstauró el Gobierno que se despidió ayer.

 

Bienes Personales, por su parte, tiene menos influencia. En rigor, aportó $25.617 millones hasta noviembre, es decir, tiene un peso muy bajo pero sería, políticamente hablando, más fácil de “vender”.

 

A la vez, tampoco pueden descartarse cambios de alícuotas en otros tributos o, incluso, nuevos gravámenes.

 

Otro tema que preocupa es qué pasará con las bajas impositivas ya estipuladas para 2020. Entre otros cambios, la reforma tributaria de fines de 2017 imponía que el Impuesto a las Ganancias (Sociedades) bajaría de 30% a 20% y se permitiría computar parte del Impuesto al Cheque a cuenta de Ganancias.

 

Fernández sabe que los números tributarios están débiles y, de hecho, vienen creciendo por debajo de la inflación desde que comenzó la recesión. Marcó del Pont tendrá la tarea de potenciarlos. El desafío, como siempre, es que se logre con el menor costo posible dado que la presión impositiva en Argentina se encuentra ya entre una de las más altas del planeta.





Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *