Lleva 10 días sin aparecer y ya se revisan las hipótesis



Diez días pasaron sin que aparezca un solo indicio del paradero de Mariela Alejandra Natali (44), la santafesina que desapareció en Capilla del Monte el pasado 4 de febrero.

A esta altura, el caso se transformó en un enorme enigma que inquieta, incluso, a los jefes operativos de la búsqueda que no se explican la ausencia de datos que refuercen alguna pista.

Ayer prosiguieron los rastrillajes de policías, bomberos y allegados a la mujer, pero sin resultados.

Drones por el aire, buzos bajo el agua y perros rastreadores no pudieron aportar novedades. Tampoco el helicóptero policial que sobrevoló la zona. Ni un solo indicio asoma.

Mientras, fuentes policiales admiten que se empezaron a explorar “otras pistas” en paralelo a los rastrillajes, ante sus magros resultados.

Una hipótesis agregada, aunque con escasos puntos que la sostengan al menos por ahora, es la de un secuestro o hecho similar.

Esa filmación

Los últimos ojos que vieron a Mariela, al menos según se sabe hasta ahora, fueron los de una cámara en la vía pública, que la filmó cuando ingresaba caminando, sola y sin denotar ninguna situación especial, al predio del balneario La Toma. Ese sector está en el punto de acceso al cerro Uritorco, que también fue rastrillado.

A ese cerro se supone que no ascendió, porque no consta en los registros que se utilizan en su único acceso controlado.

En medio de un clima de angustia, en los últimos días familiares y amigos de Mariela se sumaron a la búsqueda.

La mujer, oriunda de San Lorenzo (Santa Fe), había llegado a Capilla del Monte meses atrás para cuidar la casa de unos tíos.

Karina Olmos, amiga de Mariela, contó a medios regionales: “Ella es una persona muy responsable y jamás hubiera tomado la decisión de desaparecer. No nos cabe la menor duda de que algo le pasó. Ese mismo martes 4, se cruzó con una amiga a quien le dijo que caminaba y volvía a tomar unos mates con ella. A las 12.12 su WhatsApp dejó de recibir mensajes y a las 16 se apagó”.

“Las filmaciones son fundamentales, porque muestran cuando ingresa a La Toma, pero no se la ve salir luego del lugar”, señaló la amiga, instalada en Capilla del Monte para ayudar en el operativo. Miriam, tía de la desaparecida, apuntó en tanto que “esa era una caminata que ella hacía con frecuencia, estaba entrenada y conocía la zona”.

El territorio de búsqueda se fue ampliando con los días. Son muchos kilómetros de río, cerros y montes los recorridos y relevados. Pero el paradero de Mariela sigue siendo un enigma que crece y que genera la necesidad de revisar las hipótesis iniciales.

Los bomberos más experimentados en rastrillajes ya plantean que si el desenlace hubiera sido fatal, cuesta creer que tras 10 días no aparezcan rastros.

Investigadores policiales también han auscultado en terminales de ómnibus, remiserías y otros ámbitos. Y suman entrevistas con vecinos y allegados en busca de algún dato que abra otro camino.

Diego Concha, director de Defensa Civil provincial, señaló anoche a La Voz que cada día se movilizan unos 70 personas en el operativo, más el personal policial de Investigaciones que indaga en la zona. El operativo, por su magnitud y duración, no tiene muchos precedentes recientes en Córdoba.

La causa judicial está a cargo de la Fiscalía de Cosquín, desde donde se solicitó que cualquier información útil sea comunicada al número telefónico (3541) 45-2293, a la comisaría de Capilla del Monte (3548) 482-377, o a cualquier dependencia policial.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 14/02/2020 en nuestra edición impresa.





Fuente

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *