Maniobras para eludir el cepo, el foco de las financieras



Después de la debacle de ayer, cada vez que llegue febrero los financistas clandestinos comenzarán a temblar. En este mismo mes, pero de 2014, fue el derrumbe de Cordubensis (CBI); en 2018, el asalto a la “cueva” de Nueva Córdoba con tres muertos, y, hace pocos días, el golpe comando a las oficinas de calle 25 de Mayo.

Los motivos de las caídas son estruendosos, pero diferentes; los ámbitos de acción también. En el caso de Villa Belgrano, que se destapó ayer con múltiples allanamientos, la investigación se remonta a octubre de 2018. Persigue los supuestos delitos de intermediación financiera, lavado de activos, evasión tributaria, transferencias al exterior, cambio de dólares y, eventualmente, asociación ilícita.

Pero, más allá de estos cargos, resulta interesante reflexionar sobre algo en lo que coinciden operadores judiciales y hombres de finanzas: el “problema” de estas financieras es que existen para movilizar un circuito de dinero vinculado a una economía “en negro”, de proporciones inconmensurables en Córdoba y en el país.

Independientemente de los delitos que puedan probarse, cada una de las “mesas” viene a cubrir las necesidades del momento de particulares que pretenden eludir innumerables controles estatales, considerados por ellos como un “costo extra” excesivo.

CBI tuvo, detrás de los delitos juzgados, grandes negocios en negro de los gremios, el comercio y la política, blanqueados con cheques. Ahora, las restricciones a las operaciones con la divisa extranjera hicieron crecer los negocios de las mesas de Villa Belgrano, en el noroeste de la Capital.

Gambeta transnacional

En el mundo de las finanzas de Córdoba, un operador –al que unos pocos llaman “Nitram” y que conoce el trasfondo de las maniobras– se rio ayer cuando escuchó en una radio hablar de “fuga de divisas al exterior”. “No entienden que esta gente no sale en avión con la mochila llena de dólares, tipo mula”, fue su respuesta risueña.

Nitram y otros operadores de negocios de la capital provincial saben lo que sucede desde que hay restricción para operar en dólares. Los que quieren traer dólares encontrarán que el banco les entrega pesos al cambio oficial, mientras que aquellos que quieren sacarlos deben comprarlos con el impuesto País y se encuentran con no pocas trabas.

Por eso, surge una nueva modalidad para mover esos dineros. Lo que hacen estos “financistas” es servir de mediadores entre las dos puntas: lo que hacen es “compensar” dos cuentas, sin moverse del escritorio y sin flujo de billetes.

Bienes de lujo. Los procedimientos judiciales se encontraron con autos de alta gama, motos y armamento sofisticado. (Policía de Córdoba)

En otros términos, es como el clearing bancario, que “concilia” cuentas. Por ejemplo: alguien que tiene bajo su colchón una suma de dólares puede servirle a otro necesitado, que tiene billetes en el exterior y pretende aprovechar los precios de ciertos activos argentinos.

La financiera sirve de nexo entre ambas puntas. El “extranjero” transfiere a la cuenta que el “argentino” tiene en el exterior. En realidad, ambos no se conocen, así que en el medio el dinero pasa por una cuenta “puente” que los financistas tienen fuera del país.

En los momentos que corren, según se comenta en los ámbitos financieros locales, sí hay personas que quieren entrar dólares. ¿Quiénes son? Empresarios que exportan y declaran en la Aduana un valor inferior al real. Sólo los commodities tienen un precio trasparente, pero el resto de los bienes son difíciles de controlar. “Cuando subfacturás, te ahorrás Ganancias, retenciones; y trayendo los billetes por la vía informal, acá los liquidan al valor del blue”, revela Nitram.

¿Quiénes sacan dólares? Igual, podrían darse muchos ejemplos, pero vale uno: todo el que tiene billetes ahorrados y pretende sacarlos para estar “tranquilo”.

El punto crítico del negocio está en la cuenta que la financiera tiene abierta en el exterior, dado que hoy los bancos se cuidan de verse involucrados en mover dinero narco o del terrorismo. Por eso, monitorean a sus clientes.

La parte difícil del “trabajo” de estas financieras es generar empresas comerciales fantasmas que les permitan justificar múltiples movimientos. Una fuente de la Justicia reveló ayer que para sortear los controles de Estados Unidos usan cuentas de empresas con grandes flujos de dinero. Se señaló ayer en Tribunales que los responsables de esta maniobra tenían cuentas en el país del norte, en Panamá, en Hong Kong y en China.

Según la Justicia, estas operaciones se gestaron para eludir el cepo cambiario. Nitram vuelve a sonreír y pronuncia una de sus frases favoritas: “En plena ‘ley seca’, nunca faltó el licor”.

Sacar dólares al extranjero

Con el cepo al dólar, plazos fijos a tasa negativa y empresas sin acceso al crédito, los clientes acudían a las financieras ilegales allanadas ayer para sacar dólares al extranjero.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 14/02/2020 en nuestra edición impresa.





Fuente

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *