Servicios: los tres candidatos de la categoría



Tras la etapa de propuestas, la terna de la categoría servicios quedó conformada de la siguiente manera.

Paola Suárez – Jaque Content

“Entré a estudiar comunicación porque me interesaba el periodismo internacional y de análisis político. Nada que ver”, cuenta Paola Suárez entre risas, al comenzar el relato de cómo llegó a dedicar su vida a la producción de contenidos.

En tercer año eligió la orientación audiovisual, siempre pensando en lo periodístico, pero allí comenzó a relacionarse con el ecosistema del cine.

Así surgió la primera inquietud por empezar a producir y con 20 años y un par de compañeras dio ese primer paso.

“Abrí como una primera pequeña productora. Hacíamos desde videos sociales hasta algunos institucionales para empresas y organizaciones”. Pero eso fue solo una gimnasia para todo lo que venía.     

Jaque Content nació como una pequeña isla de edición en un departamento frente a Ciudad Universitaria que tenía como clientes, entre otros, a alumnos de la Universidad, como ella misma.

“Uno de los primeros trabajos que edité fue con ellos porque eran los más conocidos para hacer el trabajo”, recuerda.

Hoy, es parte del equipo directivo, a la cabeza del desarrollo y la producción de contenido para cine y para series, documentales y ficción, tanto en Córdoba como en México, junto con otros socios, donde la productora tiene presencia desde hace dos años.

Ella misma se convirtió en referente del sector. Es miembro fundadora y actual presidenta de la Asociación de Productores Audiovisuales Córdoba (Apac) e impusó la Cámara de Productoras Audiovisuales de Córdoba (Capac).

De Caravana (2011) llevó a Córdoba a espectadores de todo el planeta. Pero le siguieron muchos otros éxitos. La chica que limpia (2015) es sólo un ejemplo.

“Nos pareció un concepto que estaba bueno pero no nos imaginábamos la trascendencia que podía tener”, cuenta.

“La serie se estrenó en Estados Unidos y en Inglaterra, y en Argentina fue un éxito a través de la plataforma CineAr, que después tomó y reestrenó la Televisión Pública. Obtuvo un Martín Fierro a la mejor serie de ficción federal y también el de oro, y tuvo prenominaciones a EMI Awards”, recapitula.

Después llegó la exportación del formato, que se vendió a lugares como India, Rusia, Estados Unidos y México, entre otros. 

Consultada sobre qué lugar ocupa Córdoba en el mapamundi de la industria audiovisual, Paola no duda: “Es el segundo polo de producción audiovisual en Argentina, o como le gusta decir al Ministerio (de Comercio, Industria y Minería), el primero del interior. Esta es una industria incipiente y prometedora que genera valor agregado a través de la propiedad intelectual. Yo creo que Córdoba se va a transformar en un gran centro de creación y producción de contenidos”.

Charles Campbell – Translation Back Office

14 años atrás, iniciar un pequeño negocio pensando en el mundo como mercado no era la receta generalizada que constituye en la actualidad. Pero en 2005 Charles Campbell creó Translation Back Office con 10 mil dólares y esa clara visión.

Fue la primera empresa cordobesa de traducción y arrancó exportando al Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Irlanda, Canadá y Japón. Hoy, y luego de varios años de crecimiento promedio de entre el 30 y 40 por ciento, redondeará una facturación 2019 de tres millones de dólares que sólo en un seis por ciento provendrá de Argentina. 

En esa trayectoria, la empresa suma traducciones de toda clase de materiales (desde documentos de la ONU o manuales de Amazon hasta cursos de reiki y yoga) en una marca de hasta 82 idiomas. 

“Me costó mucho acostumbrarme a la volatilidad de Argentina, pero elijo cada día estar aquí. Creo que se puede trabajar y hacer muchos negocios para el mundo a pesar de las crisis”, asegura este neozelandés llegado a Córdoba por un intercambio en 1995. Poco después la terminó eligiendo como su lugar en el mundo, ayudado por el amor: conoció aquí María José, con quien formó una familia. 

También supo trazar vínculos con la comunidad empresaria autóctona, en la que reconoce a hombres como Humberto Sahade (Apex), Eduardo Serena (despachante de Aduana), Mario Barra (Vates) y Rafael Ibáñez (Incluit) como verdaderos “mentores”.

En esa línea, fue impulsor en la creación de la Asociación Argentina de Servicios Lingüísticos en 2017,  una entidad clave en la puja por incluir la exportación de servicio profesionales en el sistema de promoción de la ley de Economía del Conocimiento. 

Formado en letras en su país natal, completó ese know how con estudios de negocios y administración en la Universidad Austral y en la de Harvard. Su empresa hoy emplea a unas 100 personas, de las cuales 70 hacen base en Córdoba. 

Diego Cotsifis – AEC Resources

En una de las industrias más atrasadas en aplicación de nuevas tecnologías, utiliza una metodología que mejora los tiempos, evita la incertidumbre y ahorra dinero.

“Me gusta decir que proveemos servicios de tecnología aplicados a convencionales en la industria de la construcción. Trabajamos con metodología BIM (building information modelling), un sistema de trabajo que reemplaza a  CAD”, explica Diego Cotsifis, fundador y director de AEC Resource.  

En una obra, usualmente se coordinan los proyectos con planos en dos dimensiones. Con esta metodología, en cambio; se obtiene virtualmente una maqueta 3D a escala real en la que se incorporan todos los sistemas (contra incendios, instalaciones eléctricas, por ejemplo) y se logra ver a tiempo dónde pueden surgir problemas, como interferencias entre diferentes instalaciones, ahorrando tiempo y el dinero que implica hacer nuevas instalaciones o reemplazos en los diseños debido a este tipo de imprevistos. “Puedo saber cuántos metros cúbicos de hormigón tengo en una habitación, proyectar cuándo voy a necesitar más y agregar datos sobre el dinero para ver la curva de inversión de todo el proyecto”, ejemplifica. 

El staff de AEC Resource ronda las 170 personas. Unos 15 empleados en Estados Unidos, donde está su oficina más grande, y el resto en Córdoba. El 80% son arquitectos o ingenieros civiles, algunos diseñadores industriales, y dos programadores. “Estamos viendo que están cambiando la arquitectura y la ingeniería, de manera que tanto unos profesionales como otros tienen que saber un mínimo de programación, porque después de todo están entrando a una base de datos”.   

Los clientes más grandes, como Skanska, Turner, McCarthy o agencias gubernamentales; son de Estados Unidos y un 5% de la facturación corresponde a Latam. Para la Ciudad de Buenos Aires, realizó un escaneo 3D de toda la Villa 31 para la renovación de fachadas. Así logró informar dónde se debían instalar tanques de agua, cambiar puertas que caían al vacío (provocando un alto índice de muerte infantil), por ventanas y mejorar otros problemas de seguridad en tiempo récord y con precisión de la cantidad de material para hacerlo. 

“Trabajamos con 4 verticales: servicios profesionales de producción, tecnología aplicada a la construcción o construcción visual, captura de la realidad y una transversal que es la consultoría de procesos, implementación y training”, señala Cotsifis.

Y agrega: “Queremos crecer en Latinoamérica en consultoría e implementacion de BIM. Vamos a estar en ventaja sobre cualquier otro local, porque venimos de mucho tiempo de trabajar afuera. También planeamos generar un grupo de consultoría muy importante en Estados Unidos”. 





Fuente

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *