Alberto y Cristina cerraron la jornada de asunción presidencial ante una colmada Plaza de Mayo


En lo que fue una extensa y calurosa jornada que marcó la asunción formal a la presidencia de la Nación de Alberto Fernández, junto a quien será su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, brindaron un discurso de comienzo de mandato ante una Plaza de Mayo absolutamente colmada.

Alberto Fernández agradeció «a Dios» haberse cruzado con Néstor y Cristina Kirchner y, a pesar de que reconoció el distanciamiento, señaló: «nos reencontramos sabiendo que no había diferencias centrales entre nosotros, que fue más por modales y que eso solo favoreció para que este espacio se divida y que vuelvan a ganar los que ponen obstáculos y piedras para la que la Argentina crezca y se desarrolle».

Ante el comienzo del famoso cántico en contra del ex presidente, Mauricio Macri, Fernández señaló: «al pasado más reciente simplemente recordémoslo, tengamos memoria. Nunca más vamos a dividirnos».

Por otra parte, repitió parte de lo que fue su discurso ante la Asamblea Legislativa, señalando que las políticas de su gobierno estarán orientados hacia los más necesitados; que se le pondrá fin al actual sistema de «operadores judiciales»; y a aquellos que «especulan con la timba financiera». «En estos cuatro años escuchamos que no íbamos a volver, pero volvimos mejores», cerró.

Previamente, tomó la palabra Cristina. «Aquella noche del nueve de diciembre les dije que aquellos años que habíamos compartido desde 2003 al 2015 no fue magia, era una Argentina de la solidaridad. Estos cuatro años sé que han sido muy duros, fue duro también para quienes fueron objeto de persecución y a los que se buscó que literalmente desapareciéramos; pese a todo eso, hoy estamos aquí», recordó.

«Estamos aquí porque hemos unido las voluntades no sólo individuales, también la de millones que creen que es posible vivir en un país diferente y mejor. No todo empieza y termina con uno, uno es más grande cuando es parte de un todo«, destacó.

En tanto, se dirigió directamente hacia el Presidente: «Usted ha iniciado su gobierno con muy buenos augurios. Confíe siempre en su pueblo, son los más leales, solo piden que los defiendan y los representen. No se preocupe por las tapas de un diario, preocúpese por llegar al corazón de los argentinos y ellos siempre estarán con usted. Tiene una tarea muy dura, le han dejado un país devastado, tierra arrasada; pero sé que tiene la fuerza y la convicción para cambiar esta realidad tan fea que hoy están viviendo los argentinos».





Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *