Las 6 causas más importantes que tenés que saber para evitar la alergia en la primavera


▪ Animales: tanto gatos como perros dejan pelos por toda la casa, no importa el largo del cabello siempre quedan restos. La caspa de los animales suele ser microscópica, diseminándose por el ambiente y quedando pegada a la ropa, alfombras, cortinas, sillones, resulta difícil de limpiar. De esta manera transportan alergias que suelen afectar a niños, mujeres embarazadas, lactantes y hasta las mascotas entre sí. 

▪ Ácaros del Polvo: son tan pequeños que sólo son visibles al microscopio, desarrollándose con facilidad en lugares húmedos y tibios. Los signos de la alergia a los ácaros del polvo comprenden los signos frecuentes de la rinitis alérgica (fiebre del heno), como estornudar y moquear. Muchas personas con alergia a los ácaros del polvo también presentan signos de asma, como silbido al respirar y dificultad para respirar. 

▪ Moho: El moho en las paredes es un indicador de que algo no marcha bien con la humedad de nuestro hogar, nos referi mos a un tipo de hongo que surge tanto al aire libre como en interiores húmedos y con poca luz. Una alergia a esta bacteria puede hacerte toser, producir picazón en los ojos y causar otros síntomas que generan un gran malestar. En algunas personas, relacionada con el asma, y la exposición produce problemas para respirar y otros síntomas de las vías respiratorias. 

▪ Polen: una sola planta puede producir miles de granos de polen, que se ve como polvo amarillo en las flores pero que no puede verse cuando está disperso en el aire. Cuando entra en contacto con la piel, los ojos o el aparato respiratorio, el organismo se defiende liberando una serie de sustancias químicas al torrente sanguíneo, responsable de los estornudos, el lagrimeo y otros síntomas comunes de l a alergia al polen. 

▪ Humo del Tabaco: más allá de los riesgos en la salud que ya sabemos sobre el cigarrillo, debemos tener en cuenta los restos de sus sustancias químicas, las cuales irritan las mucosas respiratorias y provocan una mayor exposición de éstas a los alérgenos. 

▪ Químicos en el aire: aquí nos referimos a cuestiones aún más cotidianas como el hecho de cocinar y dejar restos de olor a frito o sustancias en el ambiente o mismo pintar una pared, un mueble o simplemente plastificar un piso, sintiendo ese aroma durante días en el hogar.





Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *