Mataron a su hijo en Quilmes y acusa a Aníbal Fernández de ser “el padrino de los asesinos”


El hecho ocurrió el 10 de febrero del 2010. Pablo y Damián Rubio están acusado de matar a Braian Barrionuevo de un disparo en la cabeza. Ambos habían tenido una discusión con otra persona minutos antes en luna cooperativa y querían que Braian les dijera donde estaba. Según la madre de la víctima, Liliana Lespinard, su hijo “solo había ido a guardar unas herramientas” y aseguró que “le dispararon si ningún motivo” porque “no sabía dónde se estaba esa persona”.

El juicio por el caso comenzó el 15 de agosto en los Tribunales de Quilmes y a horas de que se conozca el pronunciamiento del Tribunal 4 de Quilmes contra Damián y Pablo Rubio, la madre de Braian rompió el silencio. Luego de 9 años y 7 meses del asesinato de su hijo, la mujer contó toda su verdad: Las amenazas en las marchas pidiendo justicia, los llamados de funcionarios nacionales de aquel momento y cómo habrían ensuciado a su hijo en otras causas penales.

“Ellos fueron a matarlo directamente. En 2001 también mataron a otro muchacho que no salió a la luz porque ahí estaba la mano de Aníbal Fernández. Él es el padrino de Damián Rubio”, comenzó relatando Liliana Lesponard. La mujer que en el mediodía de este 3 de octubre oirá el veredicto del Tribunal, relató después de mucho tiempo lo vivido en busca de justicia y recordó un llamativo episodio: “Cuando ocurrió lo de mi hijo, Aníbal Fernández me citó en la Casa Rosada”.

“Aníbal Fernánde era Jefe de Gabinete y me ofreció abogado, plata y dijo que él podía hablar bien de Damián Rubio, pero no de Pablo… No le acepté nunca… Lo único que pedí cuando ellos estaban desaparecidos era encontrarlos …solo me dio pistas falsas… estaban en San Nicolás donde él tiene una casa”, relató la mujer al medio local Infosur. “Quiero justicia por mi hijo, era la persona más buena que había. Tiene un nene de 12 años que hasta hoy llora porque no tiene a su papá”, reclamó. 

Por último, Lespinar recordó que cuando hacían las marchas en la plaza de Solano “la gente nos decía que Pablo y Damián eran unos delincuentes, que vendían drogas y que tenían un padrino que era Aníbal y que los primeros abogados que tuvieron eran de Fernández”. Al ser consultada sobre amenazas contó que “cuando los primos y amigos de Braian pegaban la foto pidiendo justicia iba un auto sacando fotos”: “Los chicos no pudieron pegar más porque tenían miedo”.





Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *