Policías “como ganado”, sin dormir y con frío: La otra cara del Encuentro de Mujeres en La Plata


Un verdadero escándalo se vive por estas horas en la ciudad de La Plata por las pésimas condiciones en las que se encuentran las miles de agentes afectadas al operativo de seguridad desplegado para el 34° Encuentro Nacional de Mujeres. Personal de la Policía Bonaerense denunció en LaNoticia1.com condiciones de hacinamiento, altas cargas horarias y fuerte presión de los jefes que ostentan jerarquías. A cuientos de ellas se las vio, durante la madrugada, dormir en el piso y bajo la lluvia en las horas previas al evento.

La Provincia destinó unas 3500 agentes femeninas de la Policía que fueron citadas este viernes a las 17.00 en la Superintendencia de Seguridad Vial de la Policía Bonaerense, dependiente del Ministerio de Seguridad de la Provincia, situado en 35 y 9, donde también funciona el Centro Integral de Monitoreo de la Ciudad. Allí, miles de mujeres fueron distribuidas y, amontonadas, debieron esperar hasta 8 horas para ser notificas acerca del lugar donde debían trasladarse para cumplir servicio durante el fin de semana.

Miles de mujeres de fuerza, en la mayoría chicas muy jóvenes, habían llegado desde distintas ciudades de la Provincia por sus propios medios. Las que tuvieron tiempo de organizarse y reunir el dinero, lograron alquilarse una combi, mierntras que muchas otras llegaron en colectivo, tren o a través de algún familiar que las acercó en un vehículo particular. Cuando arribaron a la capital provincial, se encontraron con la sorpresa de que no tenían ningún lugar asignado para poder descansar, alimentarse o poder pegarse un baño.   

En consecuencia, muchas mujeres de la Policía que ya habían viajado durante el día y debieron esperar varias horas a ser asignadas, buscaron refugio en las calles adyacentes por la madrugada, donde debieron resguardarse del frío, la lluvia y hasta del granizo. Este sábado por la mañana, las dramáticas imágenes se viralizaron en las redes sociales y desataron el repudio generalizado de vecinos que se solidarizaron con las agentes por las condiciones “inhumanas” e “indignantes” en las que pasaron la noche.

UNA TRISTE POSTAL Y LA SOLIDARIDAD DE LOS VECINOS

“Al ver la situación que se estaba viviendo con las mujeres policías en la ciudad decidí publicar mi número de teléfono en las redes sociales para ofrecer ayuda para las chicas”, contó a LaNoticia1.com Daiana Silvert, una vecina que reside a metros del Estadio Ciudad de La Plata que conmovida por la situación, se movilizó para brindar asistencia a las mujeres policías. “La idea era poder abrirles las puertas de mi casa para ofrecerles un plato de comida, puedan pasar al baño para tomarse una ducha o que descansen un poco”, contó.   

A raíz de la publicación y a la iniciativa solidaria de Daiana, muchos amigos se comunicaron con ella para sumarse a esta cruzada. “A partir del posteo que subí a Facebook, empecé a hablar con varios amigos para que se sumen a la movida y muchos se prendieron. Las iglesias también se movieron bastante y abrieron sus puertas para alojar a las agentes”, contó la joven, quien señaló: “Al ver la cantidad de chicas durmiendo en las calles, bajo la lluvia y muertas de frío, traté de movilizar las redes para poder dar una mano”. 

Ante los micrófonos de LaNoticia1.com, esta vecina platense detalló: “La situación es complicada. Recibí muchos llamados porque los en los hoteles de la ciudad ya no había más lugar y los pocos lugares que abrieron sus puertas ya no daban a basto”. Además describió las deplorables condiciones en las que se encontraban las uniformadas: “Las chicas que vinieron a casa estaban muy cansadas, algunas estaban sin dormir desde hacía 20 horas. También estaban muy mojadas, con el chaleco antibalas empapado”.  

LA MOLESTIA DE LA CÚPULA POR LAS FOTOS EN LAS REDES

Las imágenes que pudieron observarse este sábado en Facebook desataron molestias entre las autoridades de la Policía Bonaerense, que a través de WhatsApp recomendaron a los uniformados “no efectuar reclamos en las redes”. “Sé que las condiciones no son las óptimas y quizás las mínimas para un servicio de semejante envergadura pero a través de las redes sociales no es la forma de efectuar un reclamo”, rezaba un mensaje destinado a las agentes que llamaba a “evitar ser blanco de medidas disciplinarias”.  

Esa recomendación informal se hizo oficial cuando desde la Superintendencia de Comunicaciones del Ministerio de Seguridad llegó una disposición firmada por el titular del área, Comisario general Ignacio Rosales, que indicaba: “Se encuentra prohibido el uso de telefonía celular durante el desarrollo del servicio y se prohíbe terminantemente la publicación de todo tipo de comentarios, como así también filmaciones en redes sociales”. En la misiva también se ordenaba el “estricto cumplimiento de las directivas”. 

DE VIAJAR DESDE QUILMES A DORMIR “COMO GANADO”

“En mi caso llegué a La Plata este viernes a las 20.00 por mis propios medios. Estuvimos varias horas esperando que nos asignen un lugar”, contó Priscila, una agente que había arribado desde Quilmes. “Nos tuvieron como ganado. Durante la madrugada, a algunas chicas las mandaron directamente al punto de servicio y otras las liberaron un par de horas para que se presenten a trabajar a las 8 de la mañana. Algunas pudieron dormir dentro de algunos autos pero otras directamente tuvieron que descansar en la calle”, relató. 

“Yo formé parte de la primera tanda que estuvo de servicio durante toda la noche y recién a las 3 de la tarde de este sábado llegó mi relevo. Cuando terminó mi turno estaba empapada y sin dormir. Con lo poco que me quedaba de batería se me ocurrió pedir ayuda en mi estado de WhatsApp. Ahí por suerte recibí varios mensajes y finalmente llegué a la casa de una vecina que me abrió las puertas de su casa”, agregó la uniformada, quien visiblemente emocionada expresó: “Para mi fue como un ángel caído del cielo”.

HORAS DE ESPERA PARA AGENTES DE ESCOBAR, ZÁRATE Y CAMPANA

“Todo una cagada este servicio. Las agentes que vinieron a Ensenada son en su mayoría de Escobar, Zárate y Campana. Muchas estuvieron desde las 5 de la tarde del viernes y hasta la medianoche esperando que les den el destino a cubrir. Una vez asignadas, tuvieron que prestar servicio en ese lugar durante 12 horas. A algunas que quedaron libres las llevaron a dormir a la sede de la Escuela Juan Vucetich”, detalló otra de las fuentes consultadas por este medio, que graficó la situación de las uniformadas. 

LA IGLESIA ABRIÓ SUS PUERTAS Y OFRECIÓ ALOJAMIENTO

Por su parte, el Arzobispo de La Plata, Víctor Manuel “Tucho” Fernández, se manifestó a través de su cuenta de Facebook y advirtió que “hay miles de mujeres policía en La Plata para las cuales no se previó alojamiento”. En ese sentido, el representante de la iglesia denunció que las uniformadas que llegaron a la capital provincial, “han estado bajo el granizo y sin algo caliente”. “A algunas pudimos alojarlas. Agradezco a los fieles que les ayuden a guarecerse y les den algo para tomar”, manifestó el eclesiástico. 

LAS AMENAZAS EN LAS REDES

Por si fuera poco el calvario que deben atravesar por estas horas las miles de policías, mujeres que dejaron en sus pueblos a sus hijos y que deben hacerle frente a las inclemencias del tiempo, buscando un lugar para descansar, en las últimas horas se viralizaron algunos mensajes de grupos feministas extremos que se autoconvocaron para este fin de semana llamando a “destruirlo todo” y a llenar de ratis el paredón”. Así lo denunció la página de Facebook “Azules Siempre”, que publicó los mensajes en su muro.  

EL MALESTAR DE LA FUERZA Y EL RECUERDO DE 2013

Según pudo saber LaNoticia1.com, durante el transcurso de este sábado el malestar se hizo sentir fuerte dentro de la fuerza. “Si vamos a convocar una cantidad importante de mujeres para un servicio de importancia, debemos atenderlas como corresponde”, comentó un un miembro de la fuerza que también se mostró molesto por la situación. “A nadie se le ocurrió hablar con los clubes de la ciudad para alojarlas. La falta de ideas es alarmante. No le echemos la culpa a Ritondo, echémosle la culpa a los jefes que no buscan soluciones”.  

“La situación nos hace recordar a lo ocurrido en 2013, cuando los gendarmes enviados al Conurbano por el gobierno de Cristina Kirchner durmieron hacinados en el suelo”, recordó en off otro alta fuente de la Policía provincial que dialogó con este medio. Cabe recordar que en aquella oportunidad, los efectivos que llegaron de todo el país, asignados a reforzar la seguridad en el conurbano bonaerense, vivieron y trabajaron en pésimas condiciones, frente a la inacción del por aquel gobernador provincial Daniel Scioli.  





Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *